Bonos amigoNutricionistas onlineDietas online
Publicado el 07-01-2016

BLOG / Dieta saludable para empezar el 2016

Uno de los propósitos más recurrentes con la entrada del año nuevo es cuidar la salud. Uno de los pilares básicos para ser saludables es la alimentación que, junto con el ejercicio físico, es clave para mantenerse en forma y evitar enfermedades. Tener una buena salud pasa por alimentarse bien y por seguir una dieta saludable.

Comer bien no sólo se basa en consumir alimentos sanos, también es muy importante la organización de las comidas. Myriam Belmar, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, en Madrid, afirma que "hacer cinco comidas al día es fundamental"; según la experta, el metabolismo "debe trabajar de forma continua, por lo que debemos evitar que se vuelva vago espaciando demasiado las comidas". Además, explica Belmar, "comiendo cinco veces al día evitamos afrontar las comidas demasiado hambrientos, lo que ayuda a prevenir las digestiones pesadas, especialmente de noche".

Aunque realizar varias comidas al día es lo más sano, muchas personas no pueden permitirse, debido al horario, a la situación laboral o a cualquier otra circunstancia, hacer un total de cinco. La experta en Endocrinología, responsable de la unidad de Dietética del Complejo Asistencial Universitario de León y miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), María Ballesteros, explica que lo esencial es hacer por lo menos cuatro. Según la especialista "el organismo debe trabajar con pequeñas cantidades de energía y no con grandes atracones", lo importante, afirma Ballesteros, "es consumir algún alimento saludable y ligero entre el desayuno y la comida y la comida y la cena, como fruta o algún lácteo, ya que no son pesados para la digestión y aportan muchas vitaminas y nutrientes necesarios".


La dieta mediterránea, la más saludable

Aunque existan muchos ejemplos de dietas saludables, Ballesteros asegura que la dieta mediterránea "es la más completa en todos los sentidos". Según la experta, "además de ser equilibrada y completa, conlleva hábitos que refuerzan esta idea, como el hecho de que los mediterráneos no comamos de manera funcional, es decir, sólo para alimentarnos, sino que planificamos las comidas, que suelen ser en familia"; de esta manera, asegura Ballesteros, "se enseña a los más pequeños a comer y con las conversaciones mantenidas durante las comidas se ingieren los alimentos más despacio y se mastica mejor".

El éxito de la dieta mediterránea radica, según Belmar, en lo completa que es. La especialista resalta la importancia de comer de todo y de "alejarse de las dietas restrictivas con algún producto, porque si empezamos demonizar alimentos sin ningún tipo de control médico ni de suplemento alimenticio, se producirán déficits y ya no estaremos hablando de una dieta saludable".


Los alimentos más sanos

La fruta y la verdura son los dos tipos de alimentos que no deberían faltar en una buena alimentación, ya que, según Belmar, "tienen muchos nutrientes y vitaminas necesarias para completar los procesos metabólicos y obtener la energía necesaria, por lo que tomar unas tres piezas de fruta diaria acompañada por un lácteo, como un yogurt, es muy recomendable".

Los carbohidratos también son muy importantes para seguir una buena dieta. Los hidratos de carbono, afirma Ballesteros, "deben suponer el 50 por ciento de la dieta, y deben ser complejos, es decir, que se metabolicen y aporten energía lentamente". Los carbohidratos complejos están presentes en la pasta, arroces, pan y cereales integrales.

Las grasas también tienen un papel importante en la dieta y deben representar el 30 por ciento de los alimentos consumidos. La experta explica que es muy importante "consumir grasas monoinsaturadas y omega 3, presentes en alimentos como los frutos secos y el aceite de oliva, así como evitar consumir de forma excesiva grasas polisaturadas y trans, presentes en la bollería industrial".

El 20 por ciento restante de la dieta debe provenir de las proteínas que contienen alimentos como el pescado, la carne y los huevos, aunque Belmar recomienda "ingerir carnes y pescados con poca grasa". La fibra es otro de los componentes necesarios en cualquier dieta sana, además de ser muy útil para prevenir el estreñimiento.